CONVOCATORIA PARA PUBLICACIÓN DE ARTÍCULOS EN EL BLOG DE COLVYAP


Colombian Very Young Arbitration Practitioners (“COLVYAP”) tiene el gusto de invitarlos a participar en una nueva convocatoria destinada a la publicación de artículos académicos en el Blog de COLVYAP.
La idea es que sus artículos sean publicados en la página web de COLVYAP, analizados y comentados por todos aquellos jóvenes que, de una u otra manera, participan o se encuentran interesados en el arbitraje.
Para esta oportunidad, el tema de la entrada del blog es: “Propuestas de reforma al sistema internacional de solución de disputas Estado-Inversionista – ISDS”. 
Cada autor es libre de determinar el enfoque de su artículo. Sin perjuicio de ello, sugerimos escribir sobre:  
        - Enmiendas de las reglas del CIADI. 
        - Nuevo modelo de TBI de Colombia.
        - Propuesta de Convenios Bilaterales de inversión (CBI) en Ecuador.
        - Creación de una corte internacional para solución de controversias de inversión. 
        - Negociaciones y propuestas sobre el TLCAN
        - Deferencia para la regulación estatal en materias de derechos humanos y ambiente. 

Los parámetros para las entradas del blog son los siguientes:
(i) Cada entrada debe tener una extensión entre 500 y 1500 palabras;
(ii) Alentamos el uso de gráficas e imágenes en las entradas, por favor asegurarse de citar adecuadamente la fuente de cada una de estas;
(iii) Insertar espacios entre párrafos;
(iv) Evitar todas las notas al pie o notas al final, en la medida de lo posible. En caso de citar, evitar el uso de mayúsculas en el título o en el texto;
(v) Señalar el nombre del (los) autor(es), e-mails e institución(es) a la cual está(n) vinculado(s).

La fecha límite para recepción de los artículos será el 1 de mayo de 2018. Por favor enviar sus entradas a: info@colvyap.com

Si aún no es parte de COLVYAP lo invitamos a conocernos en los siguientes links:


COLVYAP

Lanzamiento oficial de COLVYAP CONECTA





El pasado 5 de febrero de 2018, COLVYAP lanzó su más reciente proyecto: COLVYAP CONECTA en las instalaciones de Baker & Mckenzie (Bogotá).  En su primera edición, cuatro reconocidos árbitros colombianos (Claudia Benavides, Alberto Zuleta, Rafael Bernal y Jaime Tobar) serán los mentores de 16 jóvenes abogados apasionados por el arbitraje en Colombia. 









En esta primera edición, y luego de más de 60 aplicaciones recibidas, COLVYAP CONECTA escogió para su primera edición, a 16 destacados jóvenes abogados de todo el país.

Los grupos están conformados así:





Conoce más sobre COLVYAP CONECTA aquí.

Taller de COLVYAP sobre arbitraje de inversión en el marco de la IV Escuela Internacional de Arbitraje de la UNAL




Por: Sara Dangón Novoa

El pasado miércoles 24 de enero de 2018, COLVYAP estuvo reunido con más de 70 estudiantes de la IV Escuela Internacional de Arbitraje: “Rethinking International Investment and commercial arbitration: tales of sovereignty and globalization”, organizada por la Universidad Nacional de Colombia.  En el marco de este encuentro, varios integrantes de COLVYAP realizaron un taller académico sobre Arbitraje Internacional de Inversión en el formato de un tribunal simulado con todos los asistentes de la Escuela.


COLVYAP presentó un caso hipotético promovido por un inversionista en contra de un Estado ante el CIADI.  Luego, los participantes se dividieron en cuatro grupos para formular los argumentos de cada parte.  Dos grupos asumieron el rol de inversionista y los otros dos, el rol de Estado.  Una vez estudiaron el caso y prepararon sus argumentos por más de una hora, cada grupo seleccionó a un orador para defender su posición. Los representantes de cada parte expusieron y controvirtieron sus argumentos en dos tribunales simulados.  


El caso hipotético giró en torno a la disputa entre el Estado de Westeros y Daernerys Inc.  El inversionista presentó una propuesta ante la Agencia Nacional de Minería del Estado (la “Agencia”) para la explotación de una mina.   Luego del concepto de viabilidad técnica, la Agencia suscribió un contrato de concesión minera con el inversionista.  Sin embargo, antes de que se registrara el contrato -formalidad necesaria para su existencia, el Ministerio de Ambiente declaró el área como Parque Natural y, en consecuencia, prohibió la minería en la zona.  Días después, sin considerar esta decisión, la Agencia registró el contrato de concesión minera.  Pasados tres años, la Agencia demandó el contrato ante el Consejo de Estado, que declaró su nulidad absoluta por objeto ilícito. 


Este ejercicio práctico (no tan alejado de la realidad colombiana), permitió abordar relevantes cuestiones sustantivas  del arbitraje de inversión, específicamente en lo relativo a los estándares de trato justo y equitativo, así como de expropiación indirecta: ¿El estándar de Trajo Justo y Equitativo, obliga a los Estados a seguir un parámetro de buena gobernanza?; ¿Cúal es el alcance del poder regulatorio del Estado?; ¿Qué tan familiarizados deben estar los inversionistas con los cambios en las normas del Estado en el que invierten?; ¿Qué requisitos legales bastan para que una inversión pueda ser considerada como una inversión cubierta?; ¿Cuándo se entiende que hay inversión?, ¿con la suscripción del contrato o con su registro?; ¿Cuándo se configura la expropiación indirecta? ¿Con la resolución mencionada o con la sentencia del Consejo de Estado? 


Debemos seguir pensando y re-pensando el Arbitraje Internacional de Inversión ¡El debate sigue abierto!

COLVYAP agradece el compromiso y el interés de los estudiantes de la IV Escuela Internacional de Arbitraje de la Universidad Nacional. 


COLVYAP Vídeo No. 1



TUTELA CONTRA LAUDOS ARBITRALES: UN ESTÁNDAR MÁS ESTRICTO


Fuente: CDN


 Por: Nicolás Lozada*

A menudo se critica la institución arbitral colombiana por darle el carácter de sentencias judiciales a los laudos proferidos en el marco de arbitraje nacional. Uno de los mayores riesgos, se dice, es que el laudo nacional es susceptible de la acción de tutela, con la inseguridad jurídica que esta última apareja.

Pues bien, comparto con ustedes una muy reciente sentencia de tutela del Tribunal Superior de Bogotá (5 de julio de 2017, con ponencia de Germán Valenzuela) en contra de un laudo arbitral comercial (el texto completo de la sentencia puede leerse en este vínculo). 

La sentencia resulta bastante positiva y respetuosa de la institución arbitral. Resalto cuatro puntos de interés:

1) La acción de tutela es subsidiaria frente al recurso de anulación del laudo

"La sociedad accionante parte del supuesto consistente en que la situación fáctica y los argumentos planteados en la demanda de tutela no pueden ser ventilados mediante el 'recurso de anulación' regulado en la Ley 1563 de 2012; empero, tal conclusión no puede asumirla el propio interesado para habilitar la acción de tutela, y menos aún le es dado al Juez de amparo validarla, pues tal labor corresponde únicamente al funcionario competente para tramitar y decidir aquél medio de ataque". 

Por tanto, debe ser el juez de la anulación, y no el de tutela, el que decida si el recurso de anulación sería un medio idóneo para proteger los derechos fundamentales que se pretenden proteger a través de la tutela. No puede, entonces, interponerse la tutela sin que antes se intente la anulación.

 2) Para que la tutela proceda, debe demostrarse una "evidente arbitrariedad, capricho o un ostensible error en el laudo proferido"

 "[E]n esta sede constitucional, tampoco es evidente arbitrariedad, capricho o un ostensible error en el laudo proferido y en las actuaciones procesales anteriores.
 [...]
 [E]n manera alguna puede examinarse la legalidad de la referida decisión bajo el argumento de una indebida valoración probatoria y omisión en el deber de decretar pruebas de oficio, como si la acción de tutela hubiere sido instituida como un recurso ordinario o un escenario judicial omnímodo a cuyo abrigo pueda el juez constitucional revisar toda clase de decisiones y determinar si estuvo bien llevada o no la actuación. Otorgarle razón al promotor del trámite, en términos generales, significaría la derogatoria del principio de independencia judicial consagrado en el artículo 228 de la Carta Política, aplicable, por supuesto, a quienes están investidos de función jurisdiccional": 
Con  esto, en mi parecer, se pone un alto baremo para la prosperidad de una tutela en contra de laudos arbitrales. Este estándar es incluso superior al de la tutela por vía de hecho frente a sentencias judiciales no arbitrales.

3)  El Juez de tutela no puede suplir la negligencia de las partes frente a su carga probatoria en el arbitraje

En este caso, se le planteó al Tribunal la cuestión de si, por la vía una prueba de oficio, el Tribunal debía suplir las cargas procesales de una parte negligente, en particular, la carga de la prueba:

"Tal omisión [probatoria] en manera alguna podría atribuirse luego, y ya proferida la sentencia, al Tribunal de Arbitramento, con el pretexto de que es su obligación decretar pruebas de oficio para llegar a la verdad del caso, pues si bien es cierto que el juez en su condición de director del proceso debe propender por ese cometido y para ello puede servirse de la facultad oficiosa en materia de pruebas, la incuria de las partes en punto a la observancia de sus cargas no puede ser suplida endilgando responsabilidades al funcionario judicial, y menos aun si este contó y se basó en medios de prueba que estimó suficientes [...]

De esta manera, la carga de la prueba no puede ser impuesta al árbitro si el demandante no ha ejercido en debida forma su diligencia. No será el Tribunal Arbitral, y menos el Juez de tutela, quien haga el trabajo que un abogado negligente abandona.

4) La pretensión de la tutela no puede consistir en revivir un Tribunal Arbitral ya fenecido

En este caso, el accionante solicitaba retrotraer un procedimiento arbitral terminado, para que el Tribunal practicara una prueba y cambiara el sentido su decisión:

"Se percibe, entonces, que en el sub lite lo pretendido es que por intermedio del juez de tutela se reviva un proceso concluido, y se ordene practicar pruebas, para que el Tribunal llegue a una conclusión distinta a la sentada en la sentencia, cometido extraño por completo a la naturaleza y propósito del amparo constitucional".

Por lo tanto, resulta impensable que, incluso si llegara a prosperar, la acción el juez de tutela hiciera un reenvío del expediente al Tribunal Arbitral para que subsanara sus errores. En este sentido, se impide que la habilitación temporal del tribunal -que finaliza con la expedición del laudo- sea desconocida a través de una tutela. 

*   *   *

Así como recurrentemente se censura el excesivo control judicial sobre el arbitraje en Colombia, creo que también vale la pena destacar los aciertos de la rama judicial en fallos que limitan la tutela y son amigables con el arbitraje. Este es uno de ellos.

* Socio de Rincón Cuéllar & Asociados y profesor de la Universidad Externado de Colombia.